LA UNIVERSIDAD DE EXTREMADURA PONE EN RIESGO A LOS TRABAJADORES UNIVERSITARIOS

El Rector de la UEx ignora a los legítimos representantes de los trabajadores.

Incumple la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, en lo concerniente a la participación de los trabajadores.

En el día de hoy hemos tenido conocimiento del protocolo de la Gerencia de la UEx, que contempla las instrucciones enviadas a los distintos responsables de los Centros Universitarios, para que se proceda a su apertura dese mañana, día 14 de abril.

Previamente, en la Resolución del Rector del 15 de marzo, una vez acordado el Estado de Alarma, se suspendía toda actividad presencial y se reflejaba que el acceso a los Centros Universitarios, se realizaría en el mismo régimen que el establecido los fines de semana, a fin de realizar tareas imprescindibles relacionadas con la docencia, la investigación, la gestión o la administración. Eso provocó que el acceso a los centros estuviera controlado exclusivamente por el personal de seguridad, y que se utilizara el teletrabajo y la enseñanza virtual como herramientas para continuar con la prestación de los servicios.

En consecuencia, permaneciendo vigente el Estado de Alarma en los mismos términos que cuando se acordó la Resolución rectoral del 15 de marzo, desde USO no entendemos el cambio producido con las nuevas instrucciones de apertura de los Centros, pues lo único que se consigue es poner en riesgo a un mayor número de trabajadores.

Añadir que el protocolo incumple con las recomendaciones del gobierno y autoridades sanitarias, en relación con restringir al máximo la presencia de trabajadores, así como con la situación de vulnerabilidad en la que se puede encontrar cada trabajador (hipertensión, enfermedad cardiovascular, embarazadas, diabetes, enfermedades pulmonares crónicas, cáncer o inmunodepresión, etc…). En el nuevo protocolo nada se dice sobre ello. Tan solo que se establezcan turnos pero sin hacer referencia a esas circunstancias personales. Igualmente, tampoco se informa cómo se garantizan los EPI’s y los productos de limpieza y desinfección, a lo que desde USO debemos añadir que desconocemos el protocolo de actuación de la empresa de limpieza. Los trabajadores universitarios no tienen una información clara y diáfana sobre la forma de actuar.

Desde USO entendemos que lo único que se consigue sería ahorrar en la factura del servicio privado de vigilancia, cuando lo verdaderamente importante sería primar la salud del máximo número de trabajadores posible.

No se ha realizado el Plan de Contingencia recomendado por el Ministerio de Sanidad, donde se identifiquen claramente el riesgo de exposición al virus de las diferentes actividades que se desarrollan en el centro de trabajo, ni adoptado medidas de protección en cada caso, de acuerdo con la normativa aplicable en cada momento.

Por parte del Rector de la UEx, se ningunea deliberadamente a los legítimos representantes de los trabajadores, como si fuéramos sus “enemigos”, evitando convocar el Comité de Seguridad y Salud de la UEx, incumpliendo, a sabiendas, con su obligación de hacerlo, de acuerdo con lo establecido en la normativa básica de Prevención de Riesgos Laborales, tal y como ha hecho, por ejemplo el Rector de la Politécnica de Madrid. Desde el equipo de gobierno de la UEx hacen caso omiso a las recomendaciones que, machaconamente, vienen repitiendo los distintos ministros en las conferencias de prensa (p.e. Grande Marlaska, ministro del Interior), cuando se refieren a la participación de los legítimos representantes de los trabajadores en la organización de la actividad.

Por todo ello, desde USO denunciamos públicamente, a nuestro entender, la incompetente actuación del Rector y su equipo, debiéndose mantener la anterior Resolución por la que se establecía como régimen de apertura de los Centros el establecido para los fines de semana, y, a continuación, convocar inmediatamente, con carácter urgente, el Comité de Seguridad y Salud de la UEx, que es el órgano competente para poder tratar, sugerir, consensuar y prever, ordenadamente, la vuelta al trabajo presencial.

USO denuncia que el SEPE exige una declaración jurada de no estar contagiado ni el aspirante ni su entorno para acceder a una interinidad

USO denuncia que el SEPE exige una declaración jurada de no estar contagiado ni el aspirante ni su entorno para acceder a una interinidad

La Federación de Atención a la Ciudadanía de USO acusa al organismo de discriminación por hijos a cargo y de tener que jurar por terceros.

Madrid, 8 de abril de 2020.- El SEPE ha procedido a reforzar las plantillas y realizar contrataciones de interinos a través de sus bolsas de empleo para agilizar los trámites de los ERTE y las prestaciones que de ellos se derivan durante la crisis del coronavirus. Sin embargo, para hacerlo, está obligando a todos los aspirantes a firmar una declaración jurada por la cual certifican que “ni ella misma ni ninguna de las personas con las que convive pertenece a ningún grupo de riesgo frente al covid-19. Y, en particular, que no se encuentra en situación de embarazo, enfermedad crónica respiratoria, inmunodepresión, edad avanzada o haber sufrido infartos”.

La declaración se extiende a que “no concurra ninguna causa de fuerza de mayor que les impida el desempeño de su trabajo”. Por último, los aspirantes deben tener a una tercera persona que pueda cuidar a quienes estén a su cargo, menores o personas mayores.

“Aunque podemos entender el fondo de esta petición, no incorporar a personas que puedan ser un riesgo para la plantilla y viceversa, no es comprensible ni la fórmula ni la descarga de responsabilidades hacia el aspirante. El SEPE no ha hecho una sola prueba de covid-19 a su funcionariado, ¿debería darle una declaración jurada al nuevo trabajador de que ninguno de sus compañeros está contagiado? Alguien que está en su casa no puede saber con certeza si porta o no el coronavirus o si convive con algún enfermo de covid-19. En ese caso, el SEPE debería garantizar la prueba. Además, de una declaración jurada se pueden desprender responsabilidades penales. Sin embargo, es imposible que el candidato sepa si lo que está declarando es cierto”, argumenta Luis Deleito, secretario general de la Federación de Atención a la Ciudadanía de USO.

La exigencia para incorporarse al SEPE es aún más grave “si tenemos en cuenta que se le pide al aspirante que haga una declaración sobre terceras personas para acceder a un puesto de trabajo. El tener a menores o a mayores a su cargo es una clara discriminación de acceso que no puede consentirse en ninguna empresa y mucho menos en la Administración. Una discriminación que, mayoritariamente, recae en las mujeres. El SEPE no está prestando un servicio de atención al público, su obligación es facilitar la incorporación de los aspirantes por orden de méritos y fomentar su teletrabajo”, continúa Deleito.

FAC-USO exige, además, que quien no pueda atender a la llamada de incorporación urgente actual por causas debidamente justificadas no pierda sus derechos y su posición en la bolsa de empleo, pues se abriría una nueva vía de discriminación.