El drama de los trabajadores eventuales y de ETT hunde la afiliación a la Seguridad Social

El drama de los trabajadores eventuales y de ETT hunde la afiliación a la Seguridad Social

– Las 900.000 bajas suponen una guía más fiable de la destrucción de empleo, pues los trabajadores regulados siguen cotizando.

– Los hombres superan a las mujeres en nuevos parados por la dependencia esta vez de los trabajos de cuidados.

Madrid, 2 de abril de 2020.- El paro ha sufrido su mayor subida de la historia, con 302.365 más registros en el SEPE. “Y, a pesar de suponer un descalabro sin precedentes, no refleja la realidad del hachazo al trabajo: los funcionarios del SEPE no dan abasto a tramitar los ERTE y el resto de gestiones ordinarias, ajenas al coronavirus. La inmensa mayoría de los afectados por esta crisis no figuran aún en las estadísticas y, lo que es peor, no recibirán prestación en abril”, denuncia Joaquín Pérez, secretario general de USO.

Por ello, Pérez pide que el propio Ministerio de Trabajo y Economía Social “cumpla la doble función de dinamizador de empleo y protector social: necesitamos que se incorporen con urgencia los temporales de las bolsas, sobre todo en aquellas oficinas más saturadas. De poco sirve que se aprueben paquetes de rescate a colectivos si no hay capacidad para aplicarlos”.

Más difícil aún es darle solución “a los temporales, bien contratados de forma directa o por ETT. Esos contratos que se rescindieron o que no se renovaron antes del freno aprobado en los dos últimos reales decretos no tienen ningún sostén. Y ese impacto puede comprobarse en las cifras de la Seguridad Social: casi 900.000 afiliados menos, y eso no se debe a los ERTE, que siguen cotizando, sino a empleo destruido difícilmente recuperable a corto plazo”, alerta el secretario general de USO.

La contratación, que pudo tener un comportamiento habitual durante el primer tercio de mes, ha variado su relación entre temporales e indefinidos en el cómputo general: 11,57%, frente a unas cifras que normalmente se quedaban en el 8%. “Obviamente, no se debe a una estabilización del empleo, sino a los cientos de miles de contratos temporales que no se hicieron, al albor como estamos del tradicional inicio de la campaña turística”, lamenta Joaquín Pérez.

Por sectores, el mayor golpe ha recaído en términos absolutos en Servicios, con 206.016 parados más; pero, en porcentaje, Construcción ha registrado la subida más acusada: casi un 23%. El paro ha golpeado esta vez más a los hombres que a las mujeres: “esta crisis sanitaria ha demostrado el valor de los trabajos de cuidados y limpieza, difícilmente digitalizables. Y ahí, en esos sectores siempre precarizados y tan necesarios, la mujer tiene una presencia aplastante. Estos sectores pueden y deben tirar de la contratación de refuerzo en estos meses, pues las que no han perdido sus empleos están padeciendo una sobrecarga de trabajo sin precedentes, y en sus manos está parte de la barrera del contagio”, recuerda el secretario general de USO.

USO pide considerar permiso retribuido el cuidado por menor sin cole

No en todos los puestos se puede teletrabajar, y los padres no deben tener que elegir entre cuidar a sus hijos o perder el empleo

El anuncio del cierre de colegios y todos los centros educativos de la Comunidad de Madrid y de zonas de Álava por riesgo a contagio de coronavirus ha dejado en una situación de incertidumbre a cientos de miles de progenitores, que en muchos casos tendrán que dejar de ir a trabajar. “Desde USO, respetamos profundamente todas las actuaciones de prevención que las autoridades sanitarias decidan tomar para garantizar la salud pública, pero pedimos una solución para los padres trabajadores. No en todos los empleos se puede teletrabajar, y los abuelos en este momento no solo no son una opción, sino que produciría el efecto contrario a la medida. Como medida sanitaria que es, pedimos que la Seguridad Social cubra las ausencias debidamente justificada por cuidado de menores de 12 años durante las dos semanas que, de momento, han mandado a los niños a casa. Una medida preventiva no puede suponer elegir entre cuidar a tus hijos o perder el empleo o abocar al cierre a miles de autónomos y pequeños empresarios”, pide Joaquín Pérez, secretario general de USO.

Además, las bajas consideradas como contingencia común por guardar cuarentena deben “venir acompañadas de considerar como enfermedad profesional el contagio por coronavirus en el puesto de trabajo. En el caso de personal sanitario o cuidadores, no puede ser que su incapacidad temporal no se reconozca como una enfermedad profesional”, reclama el secretario general de USO.

Falta de un criterio homogéneo en prevención del contagio por coronavirus

En cuanto a los protocolos de prevención en los centros de trabajo, “estamos percibiendo que, tras la fallida y desacreditada guía que el Ministerio de Trabajo elaboró de forma unilateral, sin coordinar con Sanidad, empresas, sindicatos y administraciones, en el seno de los centros de trabajo no se puede actuar con un criterio unificado y fiable. Urge que desde el Gobierno se establezca un criterio unificado en el ámbito laboral”, solicita Sara García, secretaria de Acción Sindical y Salud Laboral de USO.

La confusión, tanto en prevención como en la petición de información sobre niños, mayores y cómo gestionar el tiempo de trabajo, “ha provocado un colapso en el teléfono de atención al ciudadano. Debe aumentarse el número de líneas y personal de respuesta a las dudas sobre el coronavirus. Porque, si la gente llama y es incapaz de obtener respuesta, es cuando comienza a instalarse un sentimiento de psicosis que no beneficia a nadie. Ante todo, mucho sentido común en nuestras acciones y no dejarnos llevar por una incipiente paranoia colectiva”, llama a la calma Joaquín Pérez.